El Fracaso de Facebook como Centro Comercial

No me gusta comenzar los artículos con afirmaciones demasiado tajantes. Pero en este caso, la verdad es que se veía venir. Y es que soy de los que llevo tiempo pensando que, debido a la crisis, las redes sociales se están intentando convertir en canales de venta directa a cualquier precio.

Por otro lado no me sorprende. A la inmensa mayoría de profesionales de empresa que existen, la idea de vender suele resultarles poco sofisticada e incluso agresiva. Esa es la razón por la que la profesión de “vendedor” o “agente comercial” es nombrada y adornada con expresiones más “cool” como “ejecutivo de cuentas”, “relaciones públicas” o “gestor de relaciones con el cliente”. El mismo perro con distinto collar, aunque ya nos conozcamos la canción.

Y es que casi desde que entre a conocer por mi cuenta el mundo de las redes sociales, ha habido muchos que han intentado utilizar Facebook o Twitter como canales de venta directa. Desde luego, por pura estadística, a alguno le ha tenido que ir bien con ese sistema. Pero, ¿eso significa que a todos los negocios pueda ser aplicable este sistema? Tengo mis dudas al respecto.

De hecho, recientemente muchas de las multinacionales como Privalia, Nordstrom o Burberry que apostaron fuertemente por el desarrollo de sus tiendas exclusivas en Facebook han cerrado debido a los pésimos resultados. Y es que, como han descubierto estas empresas por la vía dura (la que hace perder dinero), a día de hoy Facebook es un excelente lugar de recomendaciones, pero no de ventas.

Lo malo es que, este error, a día de hoy es el que más pequeñas empresas están cometiendo. Facebook no funciona como un lugar de ofertas y promociones (sólo en casos muy específicos), más bien es un sitio donde desarrollar nuestra reputación de marca, especialmente para modelos de negocio B2C, es decir, compras destinadas a particulares.

Para los negocios entre empresas o B2B, la verdad es que no creo que deba ser nuestra primera opción para desarrollar nuestra marca, antes elegiría a Twitter o LinkedIn para ello por ser redes sociales más enfocadas a ciertos ámbitos empresariales. No obstante, como Facebook sigue siendo el rey indiscutible del tráfico sí que es conveniente trabajarlo, aunque acotando mucho el público al que orientamos nuestras acciones de marketing.

Una vez más, debo insistir. Las redes sociales no suelen servir demasiado como canales de venta. Son herramientas de comunicación muy poderosas que permiten darnos a conocer a través de canales y a personas a las que, hasta ahora, eran de muy difícil acceso para la pequeña empresa. Cultivar nuestra reputación en estos medios para ser percibidos como expertos en nuestra materia debería ser nuestra obsesión.

Aunque las campañas de anuncios en Google combinadas con “landing pages” específicas de promoción dan resultados interesantes, creo que las ventas van a seguir siendo durante mucho tiempo un coto donde el mundo offline seguirá dominando durante mucho tiempo. A todos nos gusta conocer a las empresas con quienes tratamos y, sobre todo, ver y tocar los productos antes de comprarlos. Es de esperar que, esa tendencia siga así durante algún tiempo.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Publicado en Comunicación y Gabinete de Prensa, Emprendedores, Social Media y Comunicación en Internet
Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés