Cortesía y Relaciones Humanas en el Mundo Empresarial


No nos engañemos. A pesar de lo que muchos creemos, estamos muy lejos de saber aplicar correctamente las normas de la cortesía y las buenas relaciones humanas en la empresa. ¿Quién no conoce compañeros de trabajo a los que parece que les cueste dinero decir esas palabras mágicas que alegran un mal día a cualquiera cuando son pronunciadas con sinceridad? A saber: “Hola, buenos días compañero ¿cómo va el día?“.

¿O a esos jefes que se presentan en el trabajo a media mañana (entendiendo mal su responsabilidad tomándola como privilegio, y antes de saludar siquiera están pidiendo informes completos sobre la evolución del trabajo para decir a continuación?: “Muy bien, sigan con su trabajo tengo que ir a una reunión, así que no quiero que se me moleste

Si ni siquiera somos capaces de ser amables y corteses con nuestros compañeros e inferiores, ¿de qué forma pensamos ser amables y corteses con personas ajenas a nuestra organización? Como por ejemplo, clientes, proveedores, o cualquier otra organización que nos proponga una colaboración. Debo reconocer que cada vez más empresas intentan esforzarse sinceramente en estos asuntos creando complicados manuales de atención al cliente y poniendo a grandes expertos en marketing al frente de departamentos de nueva creación que reportan directamente a la dirección general.

Pero, ¿merecen la pena la mayor parte de estas acciones? Depende del caso, porque como en todo, hay empresas que merecen ser aplaudidas en este aspecto (a este respecto les recomiendo leer y aprender todo lo posible sobre las políticas de la empresa Disney, verdadero referente mundial en satisfacción interna y al cliente) y otras que merecen ser criticadas por su pésima aplicación de estos principios.

En la mayor parte de las pequeñas empresas, bastaría con cambiar nuestro enfoque y aprender a preocuparnos más por nuestros compañeros y semejantes. La máxima a conseguir debería ser que, independientemente de que hayamos hecho negocios o no con las personas que nos visitan, todas ellas deberían ser capaces de hablar bien sobre nosotros y salir convencidas de nuestra valía como organización.

Esa es la forma más simple y barata de marketing que conozco. No hay nada nuevo bajo el sol. Mi experiencia es que la mayoría de las veces, las empresas hacen todo lo posible por hacerse inaccesibles al exterior. Cualquier innovación procedente del exterior (en especial del tipo colaboración empresarial) es prácticamente rechazada, o sometida a excesivos escrutinios que acaban haciendo imposible su correcta aplicación.

Por supuesto, usted puede hacer su empresa a su gusto, y no voy a ser yo quién le diga si debe o no aceptar todas las colaboraciones que llegan a su puerta. Pero, si se molesta en contestar todas las propuestas (algunas empresas directamente ni siquiera dan una respuesta dando una pobre imagen corporativa), exponiendo las razones que hacen rechazar una propuesta concreta y, sobre todo, agradeciendo a la otra persona el interés mostrado en nuestras actividades y en colaborar con nosotros, probablemente esa persona o empresa tendrá una impresión muy favorable de su negocio.

Este fenómeno se puede aplicar al resto de colectivos que se comunican directa o indirectamente con nuestro negocio, a saber, clientes, proveedores, contactos en redes sociales (muy mal gestionadas por casi todas las empresas), candidatos en procesos de selección… Pequeños detalles como felicitaciones de cumpleaños, obsequios en fiestas señaladas (como Navidades) que no tienen por qué tener un valor económico, pues pueden tener un valor sentimental o de cortesía (pensemos en una simple felicitación personalizada de cumpleaños)son la clave de nuestra buena imagen.

A partir de ahí, si usted se esfuerza en conseguir este estado de cortesía para su negocio, puede invertir parte de su capital sin ningún temor en acciones de marketing, pues su imagen corporativa será excelente, y no tendrá excesivos problemas para posicionarse y expandir su área de influencia en el mercado.

Pero si incumple estas reglas básicas en las relaciones humanas, tengo una mala noticia para usted, es poco probable que alcance una buena imagen corporativa por mucho capital que invierta en sus planes de marketing. Las personas quieren hacer negocios con personas cercanas, amables y honestas, sin creer sinceramente en esa base es realmente complicado triunfar a largo plazo en los negocios.

Como ya sabéis estoy encantado de recibir vuestros comentarios, impresiones y opiniones sobre los temas expuestos. Me agrada ver como poco a poco, la gente está siguiendo este humilde blog. Muchas gracias a todos. A vuestra disposición

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores – www.jma-asesores.com

PD: Tienes total libertad para republicar este artículo en los medios que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Etiquetado con: , ,
Publicado en Comunicación y Gabinete de Prensa, Emprendedores, Marca Personal y Reputación, Marketing y Gestión Comercial, Nuevas Tendencias y Marketing de Especialista, Responsabilidad Social Corporativa, Social Media y Comunicación en Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a nuestro Boletín

Sitios de interés