El teletrabajo como fórmula de motivación

El teletrabajo como fórmula de motivación

Es un hecho. España es uno de los países desarrollados con jornadas laborales más intensas y, paradójicamente, también es uno de los países desarrollados con menor productividad. No es infrecuente encontrarnos con numerosas quejas por parte de los trabajadores solicitando mayores niveles de conciliación entre la vida familiar y la laboral.

Y es que, aún estamos a años luz de lo que puede verse en otras partes del planeta. En muchas empresas norteamericanas, se mima al empleado hasta niveles insospechados para elevar su calidad de vida. Desde la instalación de “caterings”, spas o gimnasios para los empleados en la propia oficina hasta la concesión de becas para continuar estudios, se busca mantener al trabajador motivado para elevar su productividad y, por tanto, los beneficios de la empresa.

Puede que piense que no hace falta llegar a tanto y probablemente tenga parte de razón. Ese tipo de ayudas no están al alcance de cualquier empresa, especialmente de las más pequeñas. No obstante, creo que algo de buena organización en muchas empresas ayudaría a este respecto. Y aquí sería interesante hablar sobre teletrabajo.

En otros países esta fórmula esta teniendo una enorme aceptación, debido al auge del sector servicios como motor principal de la economía en los países desarrollados y a las fuertes necesidades de conciliar la vida familiar y la laboral. Y creo que en España se debería hacer un esfuerzo al respecto.

Personalmente veo a muchas empresas que mantienen puestos innecesarios en sus organizaciones. ¿De verdad necesita un informático estar en la oficina durante toda la jornada? Probablemente, no. Únicamente en el caso de que el problema fuera una avería que hubiera que reparar de forma manual, debería aparecer por allí. El resto de su trabajo puede hacerlo perfectamente en otro lugar.

¿Cuánto dinero gastan las empresas en mantener oficinas grandes, gastos de suministros y muchos otros sin ganar ni un ápice de productividad? De hecho, muchas oficinas parecen más “clubs sociales” en los que vamos a enterarnos de los últimos cotilleos de la empresa que a centros de producción rentables. Y eso me parece un derroche innecesario.

Sé lo que pensarán muchos de ustedes. Si a un trabajador se le da la libertad de estar en su casa haciendo el trabajo, probablemente muchas de las tareas pendientes serán realizadas de manera defectuosa o entregadas fuera de plazo, ¿verdad? Qué quiere que le diga. Confío en que su empresa trabajen profesionales adultos con responsabilidades (que con casi total seguridad, no le fallarán) y no “niños grandes” a los que haya que estar vigilando continuamente.

Creo que uno de los problemas de muchos trabajadores españoles es que sólo hacen lo que les mandan (algunos ni eso). ¿Para qué van a pensar, si además de que no suelen escucharse sus ideas, solo les pagan lo que marca el convenio y ni un céntimo más? Probablemente yo tampoco lo haría en su caso.

En el mundo de los negocios para recibir, hay que dar primero. Es posible que piense que muchos de sus empleados no rendirían lo suficiente. Probablemente se sorprendería si les diera un margen suficiente para impresionarle. Es increíble lo que cambian muchas personas si las vemos fuera del trabajo. Seguro que vale la pena intentarlo.

El teletrabajo no es para todo el mundo ni la solución mágica a todos los problemas. Pero creo que es un mecanismo para detectar a los verdaderos productores de nuestra empresa y premiarles con la libertad que merecen. Todos tenemos vida más allá del trabajo, familiares o amigos con los que deseamos pasar más tiempo. ¿Qué se puede perder poniendo un poquito de felicidad en la vida de los demás, a la vez que pueden reducirse costes de producción enormes?

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Publicado en Motivación del Personal
4 Comentarios » for El teletrabajo como fórmula de motivación
  1. Carmen dice:

    El teletrabajo es una muy buena opción de trabajo, que ayuda conciliar la vida laboral con la familiar. Creo que es el futuro de muchas empresas. Nosotros ya lo estamos aplicando desde hace unos meses y quizás lo más difícil era gestionar bien el tiempo y que nuestro jefe reconociera el trabajo realizado. Os voy a dejar una web con un software que me han instalado en la empresa que nos ha ayudado mucho a gestionar mejor el tiempo y tanto mi jefe como yo podemos ver la productividad real de mi trabajo y ello me anima a realizar las gestiones mucho más tranquilamente, sin presiones ni estrés. Ojalá más gente tuviera mi suerte en un tiempo de tanta crisis como este. http://web.workmeter.com/es/teletrabajo.html.

    • Admin dice:

      Muchas gracias Carmen por tu comentario.

      Ciertamente, el teletrabajo tiene un gran futuro por delante, ya que nos permite, como bien dices, conciliar la vida laboral con la familiar. Pero también aumentar la productividad, sin perder eficacia y eliminar algunos costes fijos de las empresas. Yo soy firme partidario de este método de trabajo, y puedo asegurar que funciona pues además de gestionar este negocio, dirijo un equipo de Social Media Managers en una agencia de comunicación. Y las reuniones son más para crear sentimiento de equipo y relajarnos que para hablar de los resultados, pues todos sabemos que, por el momento, se cumplen a la perfección.

      Gracias igualmente por dejarnos el enlace. Le echaremos un buen ojo ya que seguro que es tremendamente interesante. Saludos,

  2. Gina Idiomplus.com dice:

    En Idiomplus el teletrabajo siempre ha estado presente, cómo cada vez lo que se mide es la productividad y no el tiempo que se pasa en la oficina estoy segura que el teletrabajo irá a más !

    Saludos desde http://www.idiomplus.com

    • Admin dice:

      Desde luego así es.

      Aunque también hay que reconocer que tiene sus desventajas, por ejemplo, hay personalidades que se adaptan bien a él y otras que no. Cada persona tiene que ser muy responsable y ser consciente de que, esa “libertad” no se convierta en “libertinaje”. Una vez superada esa fase de “experimentación” la productividad suele elevarse a niveles desconocidos hasta entonces.

      Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés