Sociedades “Offshore”

Sociedades
La globalización tiene sus ventajas, aunque muchos no las aprovechamos correctamente. Hoy voy a hablar sobre un tema en el que me he iniciado hace muy poco, por lo tanto, no puedo considerarme un especialista. No obstante, creo que es un tema de gran interés para los proyectos internacionales.

La fiscalidad internacional es una disciplina de enorme complejidad y, se requiere la ayuda de expertos especializados en este campo de actuación. Afortunadamente, cada vez cuesta menos constituir una sociedad legal en otro país.

Habrá quién ponga el grito en el cielo y piense que estamos animándole a defraudar a Hacienda. Nada más lejos de lo que queremos. Las sociedades “offshore” son perfectamente legales, siempre y cuando usted no se dedique a actividades consideradas de tipo criminal y pague los impuestos que le correspondan en España.

Las grandes multinacionales son las únicas que hasta ahora estaban metidas en este juego, ¿por qué usted iba a ser diferente? Si empresas tan reputadas como Google o Paypal usan sociedades constituidas en “paraísos fiscales” para minimizar el impacto fiscal en sus cuentas de resultados, ¿por qué no iba a poder hacer usted lo mismo, en el caso de que su actividad se lo permita?

Habrá quién diga que es ilegal y poco menos que le llamará estafador. No se puede contentar a todo el mundo. No obstante, pienso que la Administración Pública suele incumplir uno de los más sagrados preceptos del mundo empresarial: no gastar más de lo que ingresa.

El día en que se puedan mostrar las cuentas públicas de manera clara y existan métodos de control que verdaderamente se cumplan para evitar el derroche de muchos altos funcionarios, ese día probablemente me convencerán para no recomendar establecer sociedades en otros países. Hasta entonces, seguiré aconsejando esta medida.

¿Qué tipo de sociedad y en qué país le recomiendo hacerla? Depende de muchas variables, personalmente me gustan bastante las sociedades no residentes del Reino Unido o algunos estados de Estados Unidos (como Delaware) como una buena forma de iniciarse. No obstante, cada empresa puede tener diversas opciones según a lo que se dedique y a su tamaño.

La mejor recomendación que puedo hacerle es que consulte con un experto, puedo presentarle a más de uno si así lo necesita que podrá responderle mucho mejor que yo a estas cuestiones. No obstante, antes de decidirse le aconsejo hacerse algunas preguntas, a saber:

¿El lugar existe, es serio y está relativamente cerca de España?

Si no sabemos situar en el mapa el lugar en donde constituiremos nuestra sociedad no residente, mal empezamos. Debe asegurarse de que sea un sitio relativamente conocido y, a ser posible, que no se encuentre a más de 3 o 4 horas en avión de España.

¿Existen buenas comunicaciones?

La gestión de nuestra nueva empresa se va a subcontratar en la mayoría de los casos, lo cual exige que el lugar tenga excelentes comunicaciones para poder estar en contacto periódico con los responsables de dichas gestiones.

¿Es un país estable política y económicamente?

No le recomiendo mentalidad de conquistador de nuevos mercados. Asegúrese de la situación general del país antes de invertir su dinero allí. Las “repúblicas bananeras” son totalmente excluibles por razones obvias. Su dinero puede estar en riesgo.

¿Su moneda local está vinculada a las grandes masas monetarias?

Intente que la moneda local del país en el que se invierte esté vinculada de alguna forma a cualquiera de las monedas más importantes del mundo (euro, dólar, libra, yen…). Le ayudará a prevenir fenómenos monetarios de cierta gravedad. Huya de la especulación.

¿Existe el control de cambios?

Esta pregunta enlaza con la anterior, si el cambio está controlado por la autoridad monetaria del país no existe peligro de fluctuación de los tipos de cambio, y por tanto, su inversión tiene mayores garantías de seguridad, ante sucesos económicos de gravedad.

¿Hay buenos profesionales (contables, abogados, sanidad…)?

Deben existir buenos profesionales ubicados dentro del territorio, más que nada por gozar del mejor servicio. Huya de países que solo tengan muy pocos profesionales dedicados a una actividad concreta en la que necesite asesoramiento.

¿Costes burocráticos?

Hay países en los que las trabas burocráticas hacen muy lento y costoso el proceso de constitución o de gestión de su sociedad. Para tener problemas con la burocracia y el papeleo, mejor nos quedamos en España.

¿Coste de los viajes, clima, gastronomía…?

Tarde o temprano, usted querrá visitar lo que es suyo. Por tanto, le recomiendo que ya que tiene que viajar, viaje a un sitio en el que el viaje sea agradable, lo que incluye factores como los mencionados.

Como puede ver, la elección depende de muchos y variados factores. Lo más importante es que tenga claro lo que quiere hacer y cómo lo quiere hacer. Del resto se encarga el experto que decida contratar. Como ve, no es tan complicado hacer que el mundo se nos quede pequeño.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores – www.jma-asesores.com

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Etiquetas:
Publicado en Comercio Internacional, Emprendedores, Finanzas Corporativas, Fiscalidad, Gestión Administrativa, Inversiones, Logística y Comercio Internacional, Mercados Financieros, Mercantil y Legal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés