No compres fans, ¡atráelos!
Comprar fans en Facebook. Una solución de moda entre algunos círculos de Social Media. Solución burda y simplista si les interesa mi opinión, propia de ese desagradable círculo que piensa únicamente en términos cuantitativos (en especial de la cantidad de dinero que van a cobrar por su servicio) cuando hay muchos más factores que entran en juego. Ya hablamos de ello en artículos anteriores.

La verdad es que les confieso que creía que esa “moda” nefasta ya se había evaporado como lo que es. Uno de los primeros errores en los que tenía que incurrir el Social Media antes de ser aceptado, como una disciplina más, dentro de su área natural, el marketing general de la compañía. Sin embargo, parece que algunos todavía no lo tienen claro.

Me sorprende todavía encontrar artículos y webs que defienden el valor de estas iniciativas como algo bueno e innovador para crear imagen de marca. ¿Bueno para quién? Sólo se me ocurre que es bueno para aquellas empresas que cobran casi 300 euros por añadir 5000 fans en Facebook o Twitter. Porque para el cliente final los resultados finales van a ser, casi con toda seguridad, descorazonadores.

¿Por qué se produce esta situación? No es difícil de entender. Generalmente, la segmentación de las bases de datos de estas empresas es, cuando menos, dudosa. Y si diluimos el público objetivo de nuestras redes sociales, obviamente, los resultados jamás van a poder ser los deseados. Este es uno de los errores más frecuentes en cualquier campaña de marketing que pueda hacerse.

Comprar fans en Facebook, Twitter o cualquier otra red social, sirve de muy poco. Pensar que unos pocos “fans mercenarios” nos conseguirán clientes es una utopía. El éxito en Social Media solo se produce mediante la creación de una estrategia adecuada a los objetivos de la compañía y, sobre todo, de mucho trabajo duro implantándola.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.