Aleix Saló salto a la fama hace algún tiempo gracias a su vídeo “Españistán: De la burbuja inmobiliaria a la crisis” en la que se nos explicaba de un modo simple y asequible el cúmulo de circunstancias que habían llevado a este país a la crisis económica en la que aún estamos inmersos.

Podrá gustar o no, pero lo cierto es que creo que hace falta concienciar más a la gente ante la gravedad de lo que está pasando, pues muchos carecen de la formación económica necesaria para poder entender los crípticos mensajes que, fieles a su estilo, siempre utilizan los políticos.

El caso es que, recientemente, apareció el vídeo “Simiocracia” que viene a ser una especie de segunda parte del anterior. En esta ocasión, lo que se nos presenta es una visión sobre la fallida gestión que se intentó hacer en los primeros años de la crisis y que, hace que hoy estemos donde estemos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=TfRSfF296js[/youtube]

A mí personalmente, me agrada el inteligente apunte que se hace al fallido intento keynesiano por parte del Ejecutivo anterior, y que siempre había visto como una malinterpretación que la izquierda casi siempre suele hacer a la teoría económica de Keynes. No se trata de gastar por gastar (y menos cuando hay endeudamiento excesivo de por medio), sino de hacerlo con la adecuada prudencia.

De esa enseñanza, las empresas podemos sacar algunas conclusiones interesantes. Debemos empezar a reformarnos desde nuestras propias finanzas. Eso implica presupuestos cero, mucha gestión de tesorería y una cultura de austeridad de la que hemos carecido hasta el momento. No obstante, también es la hora de decisiones estratégicas importantes.

Invertir en innovación destinada a aquellas líneas de negocio que mejores resultados están aportando al conjunto del negocio es una apuesta ganadora en estos tiempos. Si nuestros resultados son positivos se podrá empezar a pensar en el futuro con la tranquilidad de que tenemos más de lo que gastamos. Hacer lo contrario y endeudarse cuando los resultados son poco claros es una apuesta de alto riesgo que puede costarnos muy cara.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores