Olvide los resultados, concéntrese en la disciplina

El mundo empresarial vive de obtener buenos resultados. ¿Quién podría negar que los resultados son importantes? Son ellos los que nos muestran nuestra evolución y los que permiten corregir nuestros errores. No obstante, yo soy de la opinión de que, en la mayoría de empresas se les concede una importancia excesiva.

Y siempre que a un factor se le concede una importancia excesiva, hay otro que no recibe la atención que le corresponde. Creo que en este caso es la disciplina. Y me parece mucho más importante centrarme en ella que en los resultados. Es posible que una persona puntualmente no alcance sus objetivos, pero sí se centra en desarrollar la disciplina de trabajo adecuada, es difícil que no los alcance.

Pienso que esta falta de atención a la disciplina, procede en buena parte de la cultura empresarial española. Una cultura que, como bien sabemos, premia el “culto al pelotazo”, es decir, las operaciones de rápidos y grandes beneficios, con el mínimo trabajo posible. Así, no es extraño que estemos donde estemos y que tengamos que hacer grandes revoluciones en nuestra manera de trabajar para seguir el ritmo del resto del mundo.

Es lo que se conoce en el mundo empresarial como “morir de éxito”. Crecer demasiado rápido no suele ser bueno, entre otras cosas, porque nos aporta una falsa sensación de seguridad. De alguna manera, nos acabamos convirtiendo en “gigantes con pies de barro”. Es mucho mejor apostar por el trabajo diario, la disciplina a un método libremente escogido e ir creciendo de manera ordenada y sostenible.

Por ello, suelen gustarme aquellas empresas que apuestan por fórmulas sensatas, quizás no demasiado innovadoras, pero que sí tienen en mente el valor al cliente. Esas son las que, en definitiva, consiguen grandes cosas y no sólo triunfan, sino que saben mantener el éxito a largo plazo. Y eso, solo puede conseguirse concentrándose en la disciplina a un método concreto y personalizado.

En última instancia, siempre se debe buscar un equilibrio en la empresa entre innovación y disciplina. Ambas son importantes. Conceder importancia a una a expensas de la otra es una apuesta peligrosa. Cualquier idea tiene unos límites definidos e intentar extenderlo más allá de lo razonable suele ser una muestra de pereza corporativa (que no es sino falta de disciplina).

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Publicado en Autoayuda y Superación, Coaching y Formación, Emprendedores, Formación en la Empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés