La estrategia sin resultados no sirve de nada

La estrategia sin resultados no sirve de nada

Estrategia es una palabra que suele oírse con bastante naturalidad en los círculos empresariales. Resultados es otra que también se utiliza con bastante frecuencia. Y sin embargo, lo que no siempre queda tan claro en esto de la administración de empresas es la conexión entre estos dos conceptos. ¿Curioso, verdad?

Cuando uno lleva trabajando un tiempo con empresas la vista se le empieza a aclarar. Resulta que el verdadero problema no son los clientes (aunque seguro que alguno no esté de acuerdo con esta afirmación). Tampoco el dinero suele ser la solución a los problemas más habituales de una empresa (habrá otros que tampoco estén de acuerdo con esto). Entonces, ¿cuál es el problema?

A mi modo de ver, se trata de intentar conciliar dos posturas extremas o, mejor dicho, a los defensores de dichas posturas para que trabajen juntos. Resulta que los que, precisamente, tienen que intentar crear valor en la empresa son, con más frecuencia de la que suele admitirse, los que más lo destruyen en la eterna batalla de estrategia vs resultados. Menuda paradoja.

Habrá quién piense que se trata de una batalla perdida. Muchos lo creen realmente así. Y esa es una razón importante por la que muchos proyectos se van a pique en sus primeros años de vida. Pero… ¿qué podemos hacer? Creo que la palabra clave en estos casos es disciplina. Disciplina para entender que, es obligación de todo el mundo intentar hacer crecer a la empresa.

Parece de sentido común pero, la realidad es que son pocas las empresas en las que todo el personal se siente como un equipo. Son comunes las frases: “a mí no se me paga por pensar”, “eso no es asunto mío”, “siempre lo hemos hecho así”… y algunas otras que demuestran una iniciativa más bien nula.

Vivimos en una época en la que, por fortuna, se empieza a conceder alguna importancia a la labor estratégica y de planificación. El problema es que, en muchos casos, se está haciendo a expensas del resultado. Pasamos de un extremo a otro como si fuéramos una pelota de ping pong que no sabe qué hacer. De algún modo, nos dejamos llevar por la corriente o la moda del momento.

Esta batalla empieza por nuestra propia cabeza. Pues todos tiramos más hacia el lado de la estrategia o el de los resultados. Las personas que ven con claridad ambas caras de la moneda se ven en contadas ocasiones y, por eso mismo, son tremendamente valiosas. Pero tampoco las necesita para obtener el éxito. Frecuentemente, la creación de equipos de trabajo multidisciplinares puede ayudarle a conseguirlo. Le animo a que lo pruebe. Como casi todo en esta vida, es cuestión de práctica.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual

Etiquetas:
Publicado en Emprendedores, Marketing Estratégico, Marketing y Gestión Comercial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés