¿Dónde encontrar oportunidades de negocio?

La verdad es que no siempre es sencillo encontrar oportunidades de negocio.

Especialmente cuando una persona se ve en la situación de emprender por necesidad, es cuando menos suele reflexionarse. Se hace algo como los demás y punto. Y ya sabemos que no diferenciar nuestra empresa es algo muy peligroso.

 Lo cierto es que no existe nada parecido a una “receta mágica” a la hora de encontrar líneas de negocio rentables para explotar. Se trata más bien de experimentar lo suficiente hasta encontrar la que mejor va con nosotros. De hecho, mucha gente no tiene demasiado clara cuál es la actividad que le gustaría poner en marcha. Por eso, hoy vamos a dar algunos consejos para negocios rentables que aprovechar.

 Busca oportunidades de negocio en cualquier sector

 Aunque lo ideal es emprender en un mercado que conozcas ya sea por experiencia, formación o intereses, ¿por qué limitarse? Hay gente que descubre su pasión trabajando en un sector que jamás le llamo la atención con anterioridad. Todo es cuestión de ponerse, aunque obviamente el proyecto será más exigente en cuánto a trabajo.

 El entorno es uno de los mejores suministradores de ideas de negocio, especialmente en el área de necesidades no cubiertas. A veces no se trata tanto de inventar la rueda, como de mejorar el funcionamiento de algo que ya tiene cierta aceptación en el mercado. Un buen estudio de mercado será básico para evitar sorpresas desagradables.

Analiza líneas de negocio abandonadas por grandes empresas y comprueba su rentabilidad

 Lo que es ruinoso para una gran empresa, puede ser tremendamente rentable para una PYME. Nadie puede pretender abarcar todo el mercado. Los huecos pequeños y concretos pueden ser excelentes para alguien que logre posicionar su empresa en los primeros puestos.

 No obstante, atender a estos nichos suele ser una apuesta de “todo o nada”. Muchas empresas corren el riesgo de no concentrar sus recursos y talento en atender a este nicho elegido, dispersando sus esfuerzos y haciendo poco rentable el resultado final. En estos casos, se debe entender que apostar fuertemente por el nicho elegido es el camino a seguir.

 Adapta ideas que funcionan en otros sectores o mercados

 Esta opción es clásica. Pero esconde algunos riesgos. Porque ni todos los sectores ni todos los mercados son iguales y, por tanto, corremos el peligro de que nuestra adaptación pase “sin pena ni gloria” y sea olvidada rápidamente por los consumidores.

 Además, debemos tener mucho cuidado a la hora de hacer adaptaciones. Patentes, secretos industriales y cualquier otro tipo de protección de la propiedad intelectual o industrial pueden frenar nuestra idea antes siquiera de haber empezado. Por no hablar que, las simples “copias” no suelen gustar demasiado.

 No rechazar ninguna oportunidad

 Esta nos parece la más importante. Hay ideas que, al principio, parecen una locura y al final acaban teniendo todo el sentido del mundo. Por ello, de entrada, hay que tener la mente abierta y, aunque una idea, en estos momentos sea complicada de poner en práctica (o, directamente, imposible) conviene guardarla en nuestro cajón de trabajo, por si el futuro u otra persona pudiera ponerla en práctica. Es algo que nos ha pasado a menudo a lo largo de nuestra trayectoria.

Para poder aprovechar estos cuatro consejos, es conveniente investigar e informarse continuamente sobre el “pulso del mercado” (a través de publicaciones, artículos, hablando con profesionales de un sector…). Escuche y observe todo lo que se dice y pasa en su entorno. Las oportunidades de negocio suelen aparecer tras duras jornadas de investigación y reflexión. La buena noticia es que, con el tiempo, esta habilidad suele convertirse en un hábito y veremos grandes ideas donde antes no veíamos nada.

Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.