El Impacto de los Mandos Intermedios en la Organización

El Impacto de los Mandos Intermedios en la Organización
Aunque siempre han sido importantes, han tenido que ser las últimas tendencias en políticas de recursos humanos las que nos han llamado la atención sobre el importante papel que cumplen los directivos de línea o mandos intermedios en cualquier organización.

Estos profesionales constituyen el principal aspecto táctico de nuestro negocio, constituyendo el nexo de unión entre la estrategia de la alta dirección y los problemas operativos que se producen entre los trabajadores de línea. Por tanto, su valor para la organización es enorme.

¿Cómo seleccionar a un profesional para un puesto intermedio? Personalmente, me gusta considerar a los profesionales con alta inteligencia emocional y habilidad para hacer que los trabajadores a su cargo se sientan valiosos.

Muchas empresas otorgan puestos directivos a profesionales operativos que se hayan desempeñado de una forma excepcional durante largos períodos de tiempo como recompensa a sus servicios. Suele ser habitual encontrar este tipo de promoción como una forma de incentivar al trabajador.

Soy de la opinión de que, un directivo de línea debe tener muchas más cualidades que la simple competencia en su profesión. Un trabajador del nivel operativo no tiene responsabilidades a nivel de organización, por lo cual, salvo que su propia naturaleza le otorgue estas habilidades de forma natural, es difícil que se encuentre a gusto en este nuevo puesto.

No estoy defendiendo que un trabajador de nivel operativo no pueda convertirse en un excelente trabajador de nivel táctico, simplemente pienso que antes de dar un salto de carrera profesional tan amplio debemos valorar otras cualidades del trabajador antes de promocionarlo a un puesto en el que no pueda sentirse tan cómodo.

Seguro que conocemos muchos casos de directores de ventas que disfrutan cerrando negociaciones como si fueran simples comerciales o responsables de administración que son felices revisando contabilidades. Esto es un error muy frecuente. Estos puestos, tienen una carga de responsabilidad mucho mayor y, por norma general, tienen que aprender a delegar el trabajo operativo a sus subordinados.

Pienso que la formación en habilidades directivas es un punto básico en el que casi todas las organizaciones fallan a la hora de seleccionar a sus mandos intermedios. Todas las compañías deberían tener una verdadera obsesión por capacitar a sus directivos de línea en las más modernas técnicas de gestión de equipos. Su organización lo sabrá agradecer.

Cualquier persona que quiera aspirar a un puesto directivo de la alta dirección debería pasar grandes etapas de su formación como directivo en un puesto intermedio de la organización. Así tendría tiempo de conocer la problemática de la operativa diaria y, también, le ayudaría a ser respetado dentro de la organización.

Vemos que los mandos intermedios han sido una de las figuras más olvidadas dentro de la gestión de recursos humanos en las organizaciones, al pensar que su función se centraba en conseguir una excelencia dentro del apartado técnico o productivo. Afortunadamente, la búsqueda de nuevos paradigmas de personal en las organizaciones hacen que, poco a poco, se les vaya valorando en su justa medida.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores – www.jma-asesores.com

PD: Tienes total libertad para republicar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Etiquetas: ,
Publicado en Coaching y Formación, Diseño de Organizaciones, Emprendedores, Formación en la Empresa, Recursos Humanos y Selección de Personal, Selección de Personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés