Realmente son muy pocas empresas que se toman la molestia de medir de manera efectiva el clima laboral.

Piensan que son tonterías que no aportan demasiado al conjunto de la empresa o, que en todo caso, son asuntos que deberían resolver los mandos intermedios sin más problemas. Grave error.

Otras empresas piensan que crear un programa de medición del clima laboral es algo muy costoso tanto en tiempo como en recursos. Una vez más, se equivocan. Realmente, la medición del clima de trabajo es algo muy simple que puede hacerse mediante un simple cuestionario a los trabajadores. Lo realmente interesante viene a la hora de interpretar esos datos para hacer mejoras en la organización.

Le propongo una simple encuesta de clima laboral, de 12 cuestiones muy simple de rellenar, pues los trabajadores únicamente tienen que poner una puntuación del 1 al 5 a cada una de estas cuestiones, significando 1 “no estoy para nada de acuerdo” y 5 “estoy completamente de acuerdo”.

No conozco, a día de hoy, un método más simple y efectivo para medir la fortaleza de los puestos de trabajo de una empresa que estas 12 cuestiones.

  1. Sé lo que se espera de mí en el trabajo.
  2. Tengo el equipo y los materiales que necesito para hacer bien mi trabajo.
  3. En mi trabajo, tengo cada día la oportunidad de hacer lo que mejor sé hacer.
  4. En los últimos siete días, he recibido reconocimiento o elogios por un trabajo bien hecho.
  5. Mi jefe/supervisor o alguien más en el trabajo, muestra tener interés en mí como persona.
  6. Hay alguien en mi trabajo que estimula mi desarrollo personal y profesional.
  7. En el trabajo, mis opiniones cuentan.
  8. La misión o propósito de la empresa, me hace sentir que mi trabajo es importante.
  9. Mis compañeros de trabajo están dedicados y comprometidos a hacer un trabajo de calidad.
  10. Tengo un(a) mejor amigo(a) en el trabajo.
  11. Durante los últimos seis meses, alguien en el trabajo me ha hablado sobre mi progreso.
  12. Este último año, he tenido oportunidades de aprender y crecer personal y profesionalmente en el trabajo.

Si se da cuenta, estas doce preguntas cubren prácticamente todas las necesidades que un trabajador puede tener en cualquier compañía, empezando desde las más básicas (como saber lo que se debe hacer o tener los recursos necesarios) hasta las más elevadas (de desarrollo personal e integración en el grupo).

La verdadera obsesión que debería tener si desea hacer de su empresa un lugar de trabajo fuera de lo común sería optar de manera continua a puntuaciones de tipo 4 o 5 para todas estas cuestiones en la inmensa mayoría de sus empleados.

Pero el verdadero poder de este cuestionario es su evolución temporal. Hacer una medición del clima laboral, cada 3 o 6 meses, le va a permitir comprobar si su fuerza laboral se mantiene motivada y dispuesta a llevar a cabo la misión de su empresa de la mejor manera posible. Ese sería el punto de partida para cualquier modificación o programa de mejora del empleo que quiera hacerse en el futuro.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores