¿Qué es realmente un Emprendedor?

¿Qué es realmente un emprendedor?

La palabra emprendedor es una de las más utilizadas en la actualidad. Y, realmente, lo que empezó siendo una corriente muy interesante, empieza a saturar y a ser percibido como algo muy difuso y algo que nadie termina de entender qué es exactamente.

Por ello, creo que es correcto empezar diciendo qué es un emprendedor para mí. Para mí, un emprendedor no es simplemente una persona que desea ser empresario y, por la razón que sea, todavía no lo es. Creo que, desgraciadamente, ese es el sentido que se le está queriendo dar a la palabra.

Emprendedores somos todas aquellas personas que luchamos cada día por sacar adelante un proyecto, sea cual sea nuestra situación personal y nuestra fórmula jurídica para conseguirlo.

Sabiendo esto, partimos de una buena base para seguir investigando qué es realmente un emprendedor..

¿Qué cualidades tiene un emprendedor que no tienen otras personas?

Cada emprendedor es un mundo. Generalmente, lo que, desde mi punto de vista diferencia a un emprendedor de quién no lo es son, principalmente, las siguientes:

 

PERSEVERANCIA

La primera cualidad que, creo, debería poseer el emprendedor es la perseverancia. Emprender no es ningún camino de rosas, de hecho, es uno de los menos transitados por las personas que, por naturaleza, prefieren las cosas establecidas y “como siempre se han hecho”.

Creo que a prácticamente todos, nos han llamado locos alguna vez. Especialmente, cuánto más específico e innovador era el proyecto. No pasa nada. Yo, hasta lo recuerdo con cariño. Uno sólo pierde cuando se rinde y abandona.

 

CONSTRUIR RELACIONES

Quizá el error más común del emprendedor sea querer hacerlo todo por sí mismo. No podemos llegar a todo, incluso aunque lo hiciéramos, invertiríamos demasiado tiempo y eso solo generaría insatisfacción y estrés a largo plazo.

Para solucionar esto, el factor humano debe ser primordial en nuestro negocio. Construir relaciones de negocio beneficiosas a largo plazo es todo un arte en sí mismo que todos los emprendedores practicamos a diario.

 

CAPACIDAD DE APRENDER Y DESAPRENDER

Esta, a mi modo de ver, es la más importante de todas. En un mundo que avanza a una velocidad vertiginosa, la capacidad de aprendizaje continuo y su prima hermana, la capacidad de desaprender continuamente los procesos válidos del pasado son los valores indispensables en el capital humano de las empresas del siglo XXI.

Estas capacidades son la base de la tan ansiada innovación en las organizaciones. Innovación que, como bien sabemos, a día de hoy, es la única fuente de ventajas competitivas sostenibles en el largo plazo. Un activo de valor incalculable para la empresa, a fin de cuentas.

Jorge Ignacio Mata Arribas – Gerente de JMA Asesores

PD: Tienes total libertad para enlazar este artículo en los medios de difusión que desees, siempre y cuando mantengas su formato original, incluyendo la firma y datos de contacto de JMA Asesores. Las apropiaciones indebidas serán notificadas y perseguidas conforme dicta la legislación vigente en materia de propiedad intelectual.

Etiquetas:
Publicado en Emprendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Entradas recientes
Comentarios recientes
Sitios de interés